13 de mayo de 2009

Rozen

La belleza de una flor
se encuentra no sólo en su forma
ni su olor.

Es el espíritu
de aquel que la admira
el que crea esa belleza.

La dulce sensación
de la caricia del viento
sobre mi piel
rodeada firmemente por tus brazos.

Qué es el amor.

Aquello que se consigue
sin querer ni pretender
y sustituye todo lo que somos
y creemos
por algo nuevo
distinto
y aparentemente extraño.

Dónde está la verdad
de este mundo
sino en el sentimiento
del corazón.